Las medallas están unidas a los juegos olímpicos. En los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna, celebrados en Atenas en 1896, el ganador era coronado con una corona de olivo y recibía una medalla de plata. James B. Connolly, de Massachusetts, fue el primer campeón olímpico moderno en ser recompensado de este modo. Los Juegos Olímpicos de 1904, celebrados en San Luis, fueron los primeros en los que se concedieron medallas de oro, plata y bronce para el primer, segundo y tercer puesto.

Con la excepción de las medallas de las pruebas ecuestres de 1956, las medallas de los Juegos Olímpicos se estandarizaron a partir de 1928. En un lado, estaba el diseño tradicional de la diosa de la victoria, que sostenía una palma en su mano izquierda y una corona de ganador en su mano derecha. En el otro, un campeón olímpico era llevado triunfalmente por la multitud, con un estadio olímpico de fondo. Para los Juegos de 1972 en Múnich, el Comité Organizador inició una nueva tendencia de diseño en las medallas, con un reverso diseñado por un artista de la escuela Bauhaus, Gerhard Marcks. Para los Juegos de 2004 en Atenas se introdujo otra adaptación del diseño, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) aprobó la propuesta del Comité Organizador (OCOG) de una versión actualizada de la diosa de la victoria y el estadio.

medallas

En los Juegos Olímpicos de 1904, celebrados en San Luis, la medalla estaba sujeta a una cinta de color con un alfiler para fijarla al pecho del atleta. Sin embargo, no fue hasta 1960, en Roma, cuando las medallas olímpicas se diseñaron por primera vez para ser colocadas alrededor del cuello de los ganadores. 

Descubre nuestro catálogo de medallas. ¡Te encantarán!