Desde siempre, todas las civilizaciones han tenido por costumbre ornamentar nuestros cuerpos y vestimentas con joyas. La iconografía plástica y pictórica —pintura, escultura, mosaico— también ofrece abundante testimonio de la joyería usada en diversas épocas.

Antes de que apareciera la bisutería fabricada en metal, las personas que vivían a orilla del mar decoraban su cuerpo con conchas, huesos de pescado, entre otros elementos que extraían directamente de la naturaleza. 

Uno de los primeros resquicios de las primeras joyas se debe al origen de los asentamientos poblacionales y el descubrimiento de depósitos aluviales virginales de minerales, y entre los que se encontraban el oro y las piedras preciosas. 

La evolución de las joyas prehistóricas se multiplicaron hasta que incluyeron adornos para cada parte del cuerpo. Para la cabeza había coronas, diademas, tiaras, horquillas… Para el cuello y el torso collares, pulseras, pendientes y otro largo etcétera. 

La historia de la joyería ha pasado por todas las etapas históricas. Sumerios, Egiptos, Egeos, Fenicios, Etruscos, Griegos, Romanos… En la edad media Bizantinos, Islámicos, Teutónicos y seguiríamos enumerando zonas en la historia. 

Pero fue en la Revolución Industrial cuando se destruyó para siempre el antiguo papel de la joyería como símbolo de rango social . La evolución social creó un mercado para una gran cantidad de joyas a precios que la clase media podía pagar, por lo que las joyas también sucumbieron a la máquina. Cientos de componentes diferentes para adornos fueron producidos por máquinas, se inventó una técnica de chapado en oro eléctrico, se usaron aleaciones metálicas en lugar de oro y plata , y la producción de piedras de imitación aumentó tanto en cantidad como en calidad. Sin embargo, la experiencia de llevar puesto una bonita joya continua perenne.  

Siglo XXI, llega la tecnología al mundo de la joyería, en el que existen cientos de tipos de joyas diferentes. Hoy en día, la tecnología ha llegado al mundo de la joyería para poder hacer diseños imposibles. En Fundimak apostamos por la innovación y por ello realizamos diseños totalmente novedosos gracias a la tecnología 3D.

Después de más de 100.000 años de uso de elementos decorativos y más de 6 mil años de metalurgia y procesamiento de gemas, podemos decir con seguridad que las joyas seguirán siendo para siempre parte integral de la humanidad y de toda nuestra civilización.

Por eso, en Fundimak fabricamos bisutería de metal con acabados antialérgicos (libres de níquel). Podemos fabricar collares, pendientes, pulseras, pisacorbata y anillos con diferentes formas y colores para que tus productos sean personalizados y únicos.