Probablemente el cinturón sea el primer objeto que ha vestido el hombre. Las primeras referencias al cinturón nos las encontramos en el Génesis y, por supuesto, distaba bastante de lo que conocemos ahora, ya que se encontraba elaborado a base de hojas trenzadas. Por aquel entonces resultaba imposible entender el uso de las hebillas y es que, para ello, hay que remitirse al ámbito militar como una gran cantidad de otros inventos.

La hebilla se utilizaba como sujeción en los cinturones de las espadas. Estas hebillas también se utilizaban en los estribos para fijar la silla de montar a los caballos, por lo que siempre han estado ligadas al ámbito militar a modo de sujeción. No fue hasta el siglo XVIII cuando se empezaron a utilizar a modo de vestimenta y empezaron a colocarse en los cinturones creando tendencia.

La evolución en el mundo de la hebilla

A día de hoy, la fabricación de hebillas ha evolucionado bastante y gracias a empresa como Fundimak es posible disfrutar de la fabricación de piezas de confección de metal para poder revestir las prendas como elegantes hebillas.

Gracias a las modernas técnicas de producción de las que disponemos hoy en día, es posible fabricar piezas personalizadas para lograr una prenda única y elegante. De esta forma, esta distinción mediante las hebillas en el mundo del cinturón permite personalizar mucho más el atuendo sin que este quede ostentoso, transmitiendo un toque elegante y de distinción.

Si quieres personalizar tu atuendo y contar con una hebilla hecha a tu medida, en Fundimak te ofrecen una gran cantidad de opciones para que tu prenda sea única en el mercado. Atrévete a lucir un outfit diferente gracias a esta fabricación de piezas de confección personalizadas, adecuadas para cualquier perfil de usuario.