A pesar de que ahora estamos acostumbrados a que prácticamente todos los pantalones cuenten con un cierre de cremalleras, lo cierto es que no siempre ha sido así. Para encontrar el primer cierre de cremallera nos tenemos que remontar al año 1851 y, por supuesto, la primera patente de este cierre era bastante rudimentaria y dista mucho de lo que nos podemos encontrar hoy en día.

A partir de esta primera idea patentada por Elias Howe, la cremallera evolucionó y la que conocemos hoy en día fue inventada por Gideon Sunback. El desarrollo se produjo a partir de la primera idea y su uso se volvió tan popular que empezó a utilizarse en toda clase de ropa. El principal propósito de la cremallera consiste en unir dos partes en una misma pieza, algo que, evidentemente, es necesario en carteras, pantalones, mochilas… una gran cantidad de cosas.

Cremalleras personalizadas para todos los gustos

La evolución de la cremallera no ha parado ahí y gracias a empresas como Fundimak, fabricantes piezas de confección metálicas, nos podemos encontrar cremalleras completamente personalizadas.

De esta forma te puedes encontrar con tiradores personalizados con los que puedes otorgar un carácter diferente a tu prenda de vestir. Desde tiradores con letras, hasta tiradores de colores o tiradores con logotipo.

Personalizar tu ropa ahora es mucho más sencillo gracias a estos pequeños detalles, por lo que podrás conseguir prendas únicas e inigualables de gran utilidad. Desde poder disfrutar de una cremallera que guste hasta incorporar una cremallera personalizada a la indumentaria de trabajo de tus empleados.

El buen gusto se encuentra en los pequeños detalles y ahora, gracias a la personalización que Fundimak te ofrece podrás contar con una prenda de vestir diferente al resto.