breve historia del magnetismo

La historia de los imanes milagrosamente está rodeada de misterio y leyenda. 

El relato más popular del descubrimiento de los imanes es la leyenda de un pastor llamado Magnes que vivía en Magnesia cerca del monte Ida en Grecia. El monte Ida se conocía como la «Montaña de la Diosa». Hace aproximadamente 2.600 años (600 a. C.), mientras pastoreaba ovejas en la montaña, Magnes descubrió que los clavos y la hebilla de sus sandalias y la punta de su bastón se sentían atraídos por la roca sobre la que estaba parado. Cavó en la Tierra para encontrar piedras imán. Las piedras imán contienen magnetita, un material magnético natural Fe 3 O 4 .

La palabra imán se deriva del nombre griego magnetis lithos, la piedra de Magnesia, en referencia a la región de la costa del mar Egeo en la actual Turquía donde se encontraron estas piedras magnéticas.

El origen de esta palabra, de acuerdo a la mayoría de las fuentes, se remonta a una la leyenda de minerales encontrados que tenían la particularidad de que atraían al hierro, minerales que eran provenientes de las cercanías de la ciudad de Magnesia, en Asia Menor.

Historia de la Edad Media

Los chinos proporcionan el primer uso documentado de piedras imán suspendidas utilizadas como brújula. En 1088, Shen Kuo describió la brújula de aguja magnética, que podría usarse para la navegación en sus Ensayos de Dream Pool. El primer uso registrado fue documentado por Zheng He de la provincia de Yunnan. Entre los años 1405 y 1433, Zheng He registró sus viajes a través de siete océanos.

Aproximadamente en 1180, el inglés Alexander Neckam registra la comprensión europea más temprana del imán como guía para los marineros, la primera brújula. El término piedra imán proviene del anglosajón que significa «piedra guía», o literalmente, «piedra que guía». La palabra islandesa es leider-stein y se utilizó en los escritos de ese período en referencia a la navegación de barcos.

Historia moderna

En 1600, el científico inglés William Gilbert confirmó observaciones anteriores sobre los polos magnéticos y concluyó que la Tierra era un imán. En 1820, el científico holandés Hans Christian Oersted descubrió la relación entre la electricidad y el magnetismo, y el físico francés Andre Ampere amplió este descubrimiento en 1821.

Cuál es el origen del campo magnético de la Tierra? | Investigación y  Ciencia | Investigación y Ciencia

A principios de la década de 1900, los científicos comenzaron a estudiar materiales magnéticos distintos de los basados ​​en hierro y acero. En la década de 1930, los investigadores habían producido los primeros imanes permanentes de aleación de Alnico de gran alcance.

En 1966 se desarrollaron los primeros imanes de tierras raras a partir de samario-cobalto (SmCo 5 ) que producían un producto de alta energía de 18 MGOe. En 1972 se realizaron más desarrollos utilizando samario-cobalto (Sm 2 Co 17 ) para producir un producto magnético de mayor energía de 30 MGOe.

En 1983, General Motors, Sumitomo Special Metals y la Academia China de Ciencias desarrollaron un producto de alta energía de 35 MGOe a partir de un compuesto de neodimio-hierro-boro (Nd2Fe14B) denominado imanes neo o imanes de tierras raras. El enorme interés que han generado estos imanes surge porque, por primera vez, se ha introducido un nuevo material magnético que no solo es más resistente que la generación anterior, sino más eficiente. Los imanes Neo son el tipo de imán permanente más fuerte del mundo.

Hoy en día, los imanes juegan un papel en casi todos los dispositivos tecnológicamente avanzados que utilizamos, incluidas computadoras, automóviles, clasificadores y separadores industriales, generadores de energía, parlantes, teléfonos celulares, etc. De entre todos estos usos, uno de los más destacados de los imanes por su familiaridad, son los imanes personalizados. Esta forma de adaptar los imanes a la vida cotidiana es una de las más conocidas por todos. ¿Quién no ha hecho turismo y se ha llevado de recuerdo un imán de nevera con una imagen de París, Londres o Nueva York? Sin embargo, hay muchas más ocasiones en las que es posible contar con imanes personalizados además del típico puesto de souvenirs.